Página PrincipalPágina Principal
ACTUALIDAD
 
Cicloturismo: La Pedro Delgado Noticias Seguridad Vial
13ª MARCHA CICLOTURISTA PEDRO DELGADO
Domingo 13 de agosto de 2006
Enlace con Turismo de la Junta de Castilla y León
Palmares de Miguel Poblet Album de fotos Reglamentación y recorrido Tiempo de llegada

Junta de Castilla y León


Diputación de Segovia
Diputación de
Segovia


Caja Segovia



Ayuntamiento de
Segovia


Bicicletas Melero


Restaurante La Portada de Torrecaballeros


Restaurante La Portada en Torrecaballeros

Restaurante La Portada en Torrecaballeros


Champion Chip




Champion Chip



Enlace al Diario Marca


Ciclismo a Fondo - Bicisport


Ciclismo a Fondo - Bicisport

Ocio y Aventura. Consultoria deportiva

Homenaje a Miguel Poblet Orriols

En una época donde el ciclismo español sólo reconocía al escalador y al corredor de fondo, la aparición de Miguel Poblet en la década de los 50, fue la excepción que cumple la regla. Porque hasta nuestros días, hasta la aparición de Oscar Freire, no hemos vuelto a tener un sprinter de garantías en clásicas, como belgas o italianos.

Siendo uno de los grandes de nuestro ciclismo, nunca ha llegado al nivel de otros en cuanto a popularidad, teniéndoselo más que merecido. A veces es difícil hacer entender al aficionado del ciclismo, en un entorno, donde la proeza va acompañada de grandes gestas en la montaña o en las carreras de gran fondo (Vuelta, Giro y Tour), encontrar a un ciclista que busque otros objetivos en nuestro país. No deja de sorprender, máxime, cuando había demostrado cualidades en otros terrenos.

Para el ciclismo español, fue un pionero en su época, al marcarse como objetivos principales de la temporada las ‘clásicas’, en un periodo, de auténtica ‘dictadura belga’ con los más rápidos de entonces. Corredores de contrastada calidad como los belgas, Van Steenbergen o Van Looy y el francés Darrigade. Sus dos triunfos en la Milán San Remo (1957 y 1959), su segundo puesto en la París Roubaix (1960), el Giro de Lombardía de 1958 o esas 20 victorias en sus seis participaciones en el Giro de Italia (tierra siempre de hombres rápidos), dan una referencia de su calidad ciclística.

Hasta la aparición de Miguel Poblet, el único sprinter de verdad que habíamos tenido, había sido Delio Rodríguez (record de etapas ganadas en la Vuelta con 40 victorias), pero no sabemos de su calidad fuera de nuestras fronteras, pues por aquel entonces, nuestro deporte estaba recluido a correr en casa y sin una gran participación extranjera.

Junto con Mariano Cañardo, ha sido la gran figura histórica del ciclismo catalán.

Miguel Poblet Orriols
Click para ampliar
ampliar. 1925 Don Enrique Poblet en una carrera. Es el tercero por la izquierda.

Nació el 18 de marzo de 1928 en Moncada i Rexach (Barcelona). Población situada a 5 kilómetros al norte de Barcelona. Su padre Enrique, para sacar adelante la familia tenía dos trabajos, uno en una empresa eléctrica y el otro, una tienda de bicicletas de su propiedad. El ciclismo le apasionaba, de hecho, participó en varias carreras con más o menos éxito. Y cuando fue padre, soñaba con tener un hijo ciclista. Parecía inevitable, al criarse en un ambiente entre tubulares, pedales y manillares, que acabase dedicándose al ciclismo. Su madre, Francisca, a pesar de que los tiempos que corren eran difíciles, no pone objeciones, a pesar que, con apenas 8 años de edad, estalla la Guerra Civil.
Click para ampliar
ampliar. Miguel con sus padres Enrique y Francisca.

Pero … Miguel, como todo chaval, le encantaba estar con sus amigos. Tener una bicicleta en aquellos tiempos era un lujo y si salía con ella, era para estar solo. Él prefería jugar al fútbol con la pandilla, donde se lo pasaba mucho mejor. Esto situación a su padre no le hacía ninguna gracia.

Un joven Poblet, comienza a realizar diariamente, entre 40 a 50 km para ir al colegio y a la Escuela Industrial de Barcelona. Ya no va solo, va con otros estudiantes y terminan echando carreras entre ellos de vuelta a casa. Y casi sin darse cuenta comienza a participar en carreras sin licencia, donde solía imponerse con cierta facilidad.
Click para ampliar
ampliar. 1944. Su primera licencia.

Ya con 16 años busca nuevos retos y se saca la licencia federativa para poder competir oficialmente. El problema era que estas no se cursaban hasta no tener los 18 años. El secretario de la federación hace la vista ‘gorda’, no se corrían tiempos como ser muy exquisito y se la tramita.

Eran años de todo tipo de necesidades, pero Miguel al menos tuvo una ventaja, en contar con material adecuado y suficiente gracias a la tienda de su padre. Es más, gracias a su progenitor, le puso en contacto con un preparador – masajista en aquella época-, Joaquín Rubio, que le ayudó en todo momento a ir alcanzando sus objetivos de manera pausada y estudiada.

1945 consigue, por méritos propios la licencia de 3ª categoría que le permitirá correr con ciclistas más avezados. Triunfos al sprint en pequeños grupos. Sus victorias empiezan a llamar la atención, hasta el punto que le ficha D. Miguel Torelló, presidente del Club Sants y director de la casa Faema.



Click para ampliar
ampliar. 1948. Su primera licencia como profesional.

Con 19 años, termina 5ª en la carrera más prestigiosa e internacional en aquellos tiempos en nuestro país, la Volta a Cataluña. Imponiéndose en tres etapas. Todavía no sabe su poderío en las llegadas masivas y las victorias vienen de la mano de ataques continuos para llegar en un pequeño grupo, e imponerse finalmente en la meta.
Su consagración llega al año siguiente 1948 (20 años) se adjudica una de las carreras más disputadas en el calendario nacional, el Gran Premio Marca, que consta de 8 etapas. Allí batirá a Dalmacio Langarica, Emilio Rodríguez, Bernardo Ruiz, Alomar,… en jornadas de más de 300km. Después llega el Campeonato de España por Regiones, que las autoridades de la época se encargan de proyectar para fomentar la rivalidad regional.

Cuando ganó su primer Campeonato de España de Montaña (1947), recibió críticas desde el País Vasco en el periódico la Gaceta del Norte, poniendo en duda su capacidad escaladora. Pues "en Cataluña no había verdadera montaña para que se celebrase este tipo de pruebas". En 1948 se celebró en Bilbao y, por segunda vez consecutiva, se lo adjudica de manera arrolladora, llegando en solitario junto a Bernardo Ruiz.
Click para ampliar
ampliar. Disputando los 6 Días de Paris. 1956.

Este año comienza disputar carreras en pista, una especialidad que en la segunda mitad de los 40 registró un gran auge en Cataluña y Baleares. Gracias a su consagración en España, se le invita a un criterium en el extranjero, donde queda sorprendido del alarde de organización y de afición de este tipo de pruebas. En uno que participó en Neuchatel (Suiza) se metió al sprint final tras 150 km. venciendo a Louison Bobet (quien sería luego el primero en ganar 3 Tour consecutivos). Tras este éxito, es contratado para correr en pista en Milán. Cuando se presentó, no le llegó la bicicleta adecuada y comprar una era imposible (en aquella época tardaban 5 meses en poder hacer un cuadro). La suerte cambio gracias a un espectador que se apiada del corredor español y le presta la suya por unas horas. A pesar de la diferencia de estatura, Miguel la acepta y gracias a su actuación fue invitado en más ocasiones, pero eso sí, ya con bicicleta propia.

Durante el año 1949, Poblet está participando el campeonato de España militar en Toledo. Todos corren vestidos de soldados, incluso con fusil en la espalda. Un joven sobre una bicicleta normal se sitúa detrás de ellos. Se sube a buen ritmo, Miguel mira de vez en cuando para atrás, asombrado que ese paisano no perdiese rueda y, ante la sorpresa de todos, el desconocido les deja plantados, "hay que ver como sube". El rostro de ese joven lo volvió a encontrar en otra carrera, donde se presentó como Federico Martín Bahamontes. Los grandes deportistas de aquella época nacen en España por generación espontánea.

Esos años el ciclismo español era muy pobre, no había material, no había entrenadores, no había casi carreras. Algunas se celebraban unos años y otros no, como el caso de la Vuelta a España. Los premios demasiado modestos. Realmente no estaban las cosas para ser ciclista profesional.

Con un panorama poco esperanzador, se entera que existe entre Niza y San Remo, en la Riviera italiana, una escuela de entrenamiento para ciclistas. Sin pensárselo mucho hizo las maletas y para allá que se fue.

A su vuelta a España decide disputar a fondo la Volta a Cataluña, estamos en 1952. El año anterior había terminado 2º y en esta nueva cita no perdona, 1º en la General y vencedor en 3 etapas. Tras el éxito, mucha gente le quiere ver disputando el Tour (un año en que Bernardo Ruiz fue 3 º detrás de Coppi y Ockers). Joaquín Rubio, su preparador, le pide calma, que no tenga tantas prisas por correr la ronda gala.
Click para ampliar
ampliar. Poblet, con grandes pistars nacionales.

Poblet sigue disputando carreras en pista, luchando contra grandes especialistas, como Guillermo Timoner (ganó 6 Mundiales tras Moto). El catalán aprende a correr todas las especialidades: velocidad, eliminación, omnium, americana, 6 días,… Cada día que pasa se siente más a gusto y a partir de entonces, va alternar la carretera y la pista.

Un buen día, Torelló, el patrón de la casa Faema, le subió a su coche y le llevó a disputar el Gran Premio Aix le Bains. Allí se debe enfrentar él solito, con corredores importantes de la talla como Bobet y Magni. Se escapan muy temprano y Poblet, sin pensarlo mucho les sigue y en la Meta se impone a ambos. Ese día, tanto él, como su patrón, empezaron a percibirse de su capacidad para ganar las carreras de un día, las llamadas clásicas en el ciclismo.

EL TOUR
Decide correr en 1955 una carrera prestigiosa como la Midi Libre, como preparación para el Tour. Las cosas no le pudieron salir mejor, consigue la victoria después de una dura batalla entre belgas, holandeses e italianos.

El Tour de aquellos años se corría por naciones. Los integrantes de nuestra selección, debido a las penurias de nuestro país, iban más mentalizados en recoger bidones de las carreteras y hacerse con material para luego venderlos, que en meterse a disputar una carrera tan dura. Su mayor preocupación era evitar el fuera control. Esta circunstancia no se da afortunadamente en Poblet, que vence el primer día, siendo el primer español en vestirse el preciado maillot amarillo de la ronda francesa.
Click para ampliar
ampliar. Tour de Francia de 1955, Miguel es el primer español en portar el 'maillot jaune' .

En éste, su primer Tour, no pudo empezar mejor, siendo el primero en la primera etapa y primer maillot amarillo español en la ronda francesa.
No sólo dejó huella en los sprints, sino fue el primero en coronar el Tourmalet, ante el asombro de los escaladores del nivel de Charly Gaul, Jesús Loroño o Louison Bobet, éste último, le comentó no sabe si en serio o en broma: ‘no ataques ahora, que lo voy pasando mal’. Miguel espero a los últimos 500 metros para marcharse del grupito de los favoritos, precediendo al ‘angel’ luxemburgués, uno de los mejores escaladores en la historia de esta carrera.

Las últimas etapas del Tour trata de tomárselo lo más relajado posible pensando exclusivamente en llegar lo más entero a la última etapa. A falta de 30 km de esa etapa, se producen unos pocos ataques en la última cota puntuable, Poblet se marcha con otro corredor, pero este no le puede seguir rueda. Le vienen dudas, que hacer, "tirar para adelante y probar fortuna en solitario o, esperar al pelotón y guardar fuerzas para el sprint final", como era habitual en este tipo de días. Se encuentra bien y decide arriesgar. El pelotón por momentos se le echaba encima, como abría un poco más de hueco. Fue un tira y afloja hasta llegar al velódromo del Parque de los Principes, donde consigue vencer en solitario. El pelotón se encontraba en contrameta, cuando pasa por la línea de meta.

Es a partir de este Tour, cuando se plantea otros objetivos como: etapas, clásicas, pista. El Tour da mucho prestigio, pero poco dinero.

1956 Poblet disputa las 3 grandes. La Vuelta a España que era la primera en el calendario, tiene un participación muy importante, encabezada por el belga Rick Van Steenbergen, ‘The Boss’ o conocido también como ‘le Grand’. Es sin lugar a dudas el número 1 en las llegadas masivas. Hay está Miguel, que quiere darle más de un disgusto al belga, el problema para el español es meterse entre los lanzadores de Rick y poderle superar en los últimos metros aprovechando su explosividad final. Tarea muy complicada, porque ya todo el mundo conocía de su capacidad y no le dejaban muchas opciones. Aún así, consigue ganarle 3 etapas y 4 veces 2º, detrás del belga, que ganó 6 y dos veces 2º detrás de Poblet. Tal vez no fueron más, porque se retiró en la durísima etapa de Irún–Pamplona, al quedarse completamente descolgado y solo, de los compañeros de su equipo.

Acude al Giro con el equipo Girardengo – Icep. Hasta la 5ª etapa no consigue levantar los brazos, luego vendrá la 10ª, 16ª, la 18ª y aspiraba a más, hasta que en la terrible etapa del Bondone (20ª de 22 etapas), ante el temporal de agua y nieve, obliga a muchísimos corredores a retirarse. A Milan llegaron 43 corredores, pero la organización hizo mucha ‘manga ancha’, para evitar acabar la carrera con una docena de ciclistas. Poblet estuvo a punto de perder dos dedos de su mano derecha por congelación.
Click para ampliar
ampliar. Tour de Francia de 1956, Poblet vence en la 8ª et.

El Tour espera y allí de nuevo logra un triunfo (8ª etapa) antes de abandonar por culpa de una caída.

1957.- A pesar de sus éxitos internacionales, Poblet tiene que seguir buscando la forma de disputar las grandes clásicas. El catalán corre en España por el Faema. Por mediación de Torelló, le envía a correr la Milán-Turín, para formar parte con el Faema belga, que sí va disputar esta clásica, pero se niegan a aceptarle. Estamos en la noche antes y todavía Miguel no sabe que hace allí, porque tiene francamente difícil disputarla. Torelló habla con el corresponsal de La Gaceta dello Sport, Giorgi, quien contacta con Torriani, director de la carrera. Y este a su vez, habla con Berrecchia, director de la Ignis, que estaba a punto de desaparecer por los malos resultados. Finalmente le hacen un hueco en la Ignis y Poblet puede participar. La carrera se disputa de manera rápida y llegando una selección de unos 30 corredores, donde el español se impondrá en el velódromo de Turín ante De Bruyne (vencedor de la Milan-San Remo el año anterior, de la París Roubaix, de la París Tours, tres veces de la Lieja Bastogne-Lieja, uno de los más insignes esprinters del mundo). Poblet se gana el cariño en Italia y le van buscando apodos como el de ‘Mig’ por su velocidad supersónica.

Esta victoria le traerá problemas con su equipo, porque después está la Milan-San Remo y de nuevo el equipo belga no le quiere, su líder Rick Van Looy, sucesor de Van Steenbergen, no quiere perder un lanzador y meter al enemigo en casa. De nuevo, el español corre con la Ignis. En la parte final y aprovechando un repecho De Bruyne se marcha con Poblet, se unen Robinson y Barone, y consiguen llegar con unos metros a disputar la victoria. Poblet bate de nuevo al belga e inscribe su nombre entre los más insignes ciclistas de la historia.
Click para ampliar
ampliar. Un de sus victorias en el Giro de 1957.

Ante lo sucedido, Miguel se queda definitivamente con el equipo italiano Ignis y acude con él al Giro de Italia. Allí de nuevo se enfrentará a los mejores sprinters del momento. En la 1ª etapa hace 2º detrás del todo poderoso Van Steenbergen. En la 3ª, se cambian las tornas, primer triunfo del español, seguido del belga. La siguiente ‘volata’ será la 9ª, donde Poblet vence al belga. En la 10ª se repite la historia. Al finalizar el Giro, el campeón belga logra 5 victorias frente a las 4 del catalán, pero éste ha hecho cuatro segundos puestos frente a dos del ‘Boss’. Su gran actuación no solo está en sus victorias, sino también en su 6º puesto en la General, detrás de grandes especialistas de carreras de tres semanas como Nencini (vencedor ese año), Bobet, Baldini, Gaul, Geminiani.

Afronta el Tour con la moral por las nubes y tal vez un exceso de confianza le hace confiarse en la primera etapa y se relaja en los últimos metros ante la cantada victoria y el sprinter frances, Darrigade, le bate y le deja con las ganas de volver a vestir por segunda vez el maillot ‘jaune’. Un inicio de carrera muy caluroso, se le complica más al sufrir una furunculosis en la 4ª etapa, obligándole a echar pie a tierra ante el dolor insoportable.

La temporada 1958 se presenta esperanzadora y Miguel ya decide su calendario. En la Paris-Roubaix disputa la victoria pero se impone Van Daele, 2º Poblet, 3º Van Looy, Van Steenbergen, De Bruyne. Todo un ejercito de belgas, de ‘vanes’ muy conocedores del terreno y donde el español vigiló al ‘Boss’ como referente, pero no pudo conseguir la victoria. En Milan-Turín, hace de nuevo 2º. En la Milan San Remo, 2º. En el Giro de Lombardía 2º otra vez.

Cita obligada para él, era el Giro, su país de adopción. A falta de 5 días del final su actuación estaba siendo muy pobre. Pero todo cambia a partir de la 16ª con su primera victoria, después vendría la 19ª y la 20ª, que junto con un nuevo 6º en la General, su participación cumplió con sus ambiciones en la salida de la carrera.
Click para ampliar
ampliar. Poblet repite triunfo en la Milan-San Remo de 1959. Fue portada en los periodicos.

1959. Poblet se prepara y sueña con las clásicas. Milan-San Remo, es el primer centro de atención, todo va en su sitio, vuelve a llegar en el primer pelotón, pero de improviso aparece Van Steenbergen que viene como un tiro y la victoria no se le va a escapar, hasta que en un golpe de riñón de Poblet, le deja con la miel en los labios. El sprinter español ha fulminado al ‘Boss’ y a una legión de sprinters belgas. Se produce el delirio entre los tifossis italianos ‘Il gato magico’, como también llaman a Poblet, les ha dado una nueva alegría.

En el Giro sigue sumando victorias, son tres y vuelve a finalizar 6º en la General.

Miguel Poblet, es uno de los invitados a una cacería que organizó Coppi, que con 40 años, aún competía. El español, declino la invitación. Allí marcharon además del italiano, Anquetil, Riviere, Geminiani, Anglade,… La malaria enferma a varios de ellos, pero el peor parado fue Coppi, que por culpa de ella murió.

1960. Encontramos a Miguel, más veterano, pero sigue sorprendiendo. Poblet se dio a conocer en sus inicios como escalador y luego se centro por su punta de velocidad en la etapas y las carreras de un día, pero en el Giro de este año, llegó a vencer a Anquetil en su terreno, la contra reloj, sobre un distancia de 5 km. Es la 7ª etapa, la segunda victoria parcial para el catalán, pues ya había logrado otra (la 3ª). Días después una nueva sorpresa en una cronoescalada, en la 11ª, de 2,2 km empatando en tiempo con el francés. Esta visto que en distancias cortas, el catalán era un duro adversario para los grandes de este deporte.

Ese mismo año disputa su última Volta a Cataluña, lo hace a lo grande, venciendo en la General, era la segunda que lograba y ese día, a un joven corredor y con mucha proyección, José Pérez Francés.
Click para ampliar
ampliar. Esta fue su última licencia federativa.

1961 Vuelve a ser en el Giro donde vuelve a lucirse. Poblet, demostra una vez más su habilidad para meterse en la escapada buena en la primera etapa. Victoria, suponía ‘maglia rosa’ y el español no lo desaprovecha y vence. Siendo el segundo español en conseguir tan preciada prenda, después de Salvador Botella lo ostentase un día en 1958. Al día siguiente volvió a imponerse, consolidando su clasificación, estando durante 6 días al frente de la General. Curiosamente se lo pasará a otro corredor español, Antonio Suárez, que al igual que Poblet, corría en un equipo italiano. Y como sucedió en el Tour del 55, donde ganó la primera y la última, Poblet repite victoria el último día en el velódromo de Vigorelli de Milan, frente a un ambicioso Rick Van Looy.


Después de colgar la bicicleta, al finalizar 1962, siguió unido al ciclismo ayudando a la internacionalización de la Volta Cataluña, gracias a sus excelentes relaciones con otros corredores a nivel mundial.

RESUMEN.-
Miguel Poblet es el corredor español, a lo largo de su historia, que se ha impuesto en un mayor número de carreras como profesional.

Ha sido el primer español que ha vestido el maillot amarillo del Tour de Francia 1955 (en su primera participación).

El segundo en conseguir la maglia rosa del Giro (1961). Y record en cuanto a victorias parciales de los corredores nacionales.

Se ha adjudicado en el mismo año, etapas en las tres grandes (1956).

El corredor que más etapas ha ganado en la Volta a Cataluña.

20 Campeonatos Nacionales sumando: montaña, velocidad, a la americana y por regiones.

DICEN DE ÉL.-
Van Steenbergen: “Poblet me complicaba mucho las cosas en las llegadas. Era rápido y astuto como el mismo diablo y, de pronto salía, por donde menos te lo esperabas. Todo sucedía en un instante”.

Salvador Botella: “En Italia me tocó lanzarle muchas veces. Recuerdo muchas veces en las que él iba muerto a mitad de carrera, pero cuando llegaban los últimos 1000m de Meta, se transformaba totalmente y se convertía en autentica polvora.
En la segunda Milan – San Remo que ganó (1959), Miguel se quedaba en el Turchino, porque aunque subía muy bien, aquel día lo estaba pasando mal. Yo le ayudé en la subida, porque se nos había ido el grupo en el que iba Van Looy. En la bajada lo cogimos. Yo ya sabía que, si lo cogíamos, Miguel ganaría. Y así fue.”

Una curiosidad es que habiendo ganado 20 campeonatos de España, nunca lo fue de ruta, como él dice, no estaba obligado a participar y le coincidía corriendo en Francia o en Italia.




Principio página

Ropa ciclista Etxeondo


Agua Fuente Liviana

Agua Fuente Liviana


Coca-Cola


Aquarius


Mutua General de Seguros


LBA Informatica


Campofrio


Coches Fiat

Bicicletas Macario


Mavic


Champion Chip


Frutas Emilio


La Granja de San Ildefonso
Ayuntamiento de
La Granja de San Ildefonso


Frutas Emilio


Ciclismo a Fondo - Bicisport

Ciclismo a Fondo - Bicisport