InicioInicio TÁCTICAS
El ciclismo es apasionante, pero no nos engañemos es un deporte muy duro. Unos pocos consejos nunca vienen mal.


TÁCTICAS. Bicicleta carretera


ETAPAS DE REPECHOS

Este tipo de recorridos es donde una competición resulta más interesante porque los corredores en algún momento de la carrera se animan a probar fortuna, al ser un recorrido más dificil de controlar por parte de un equipo. Muy importante es conocer el terreno, bien para atacar o bien para no verse sorprendido. Si tienes el inconveniente de un desconocimiento de la zona, lo mejor es estar situado en cabeza del pelotón o cerca de algún corredor de cierto nivel que viva o conozca el lugar. El saber cual puede ser el ataque bueno es muy difícil de preveer, tanto si hay continuos ataques o cuando se produce un salto aislado, siendo el momento de echar manos a tu instinto o vigilar de cerca a los favoritos. Cuando se rueda rápido, el "dolor de piernas" te puede indicar que es el momento de hacer un sobresfuerzo y probar fortuna. Pero también podrás comprobar a veces que, cuando se va más tranquilo y un corredor ataca, éste puede progresar porque los rivales se vigilan y no quieren cargarse de responsabilidad en ese momento de la carrera.

AFP Photo/Gero Breloer
Lieja - Bastogne - Lieja 2001. Subida en las calles de Houffalize.
La táctica de los equipos es muy variable y se suele improvisar mucho en carrera. Como siempre es muy importante que los compañeros de equipo estén próximos o se vean, para encontrar colaboración a la hora de salir a los saltos y puedan repartirse el trabajo y así poder participar todo el equipo en las escapadas, y no verse obligados a tirar del pelotón para abortar una escapada en la que no ha entrado ninguno.

En este tipo de recorridos la "lotería" juega un papel importante, porque es muy difícil saber cual va a ser la escapada "buena" y por ello sería estupendo que todos los componentes de un equipo participen de todas las escapadas, porque tan pronto surge al principio, como al final. Hablando de sorpresas me viene a la memoria una Millán San Remo de 1982, con sus 294 km. de recorrido. De salida se produjeron numerosos cortes, como si estuvieramos en los kilómetros finales de la prueba. Cualquiera diría que estábamos locos, con todo el recorrido que quedaba. En esta trifulca se marcho el francés Marc Gómez (a los 20 km. de salida), junto con otros dos ciclistas y al cabo de un rato llego el momento de la tranquilidad. Los escapados empezaron a coger minutos de ventaja sin que el pelotón lo diese más importancia. Ya había pasado otros años y al final siempre se les cogía. Pero el francés, Marc demostró tener un día muy inspirado porque por más rápido que se rodó en su persecución, no se le pudo echar mano, faltó poco eso sí, pero llegó victorioso a San Remo.

En 1990 también en esta misma carrera, llevábamos recorridos más o menos 80 km. de carrera, cuando comenzaron los ataques. El pelotón se partió en dos grandes grupos, como tantas veces ocurría luego se reagruparían. Sin embargo, el director de Gianni Bugno, Stanga, mando tirar a todo el equipo para su líder durante muchos kilómetros, evitando esa unión. Ese corte tonto, producido por los numerosos ataques, dejó fuera de posibilidades a los grandes favoritos de esa edición, Laurent Fignon, Moreno Argentín, Sean Kelly, Mauricio Fondriest, entre otros, que tuvieron que abandonar en el paso por el avituallamiento, pues pasaron con un retraso de más de 15'. El vencedor final fue Bugno rodándose a la increible media (aún hoy día la más rápida de 45,806 km/h)
. Con esto quiero decir que la buena situación en carrera es fundamental. En estos ejemplos la carrera se decidió anormalmente, pero la lógica no tiene que funcionar siempre.

Tú debes decidir el momento de la ofensiva, sin embargo no hay una planificación a largo plazo, cada pocos kilómetros puede cambiar la situación de carrera. Tan pronto adversa, como favorable y es en este tipo de pruebas cuando la picardía y la experiencia hace y dice mucho a favor de un corredor o director. Así en 1983, una prueba de un día de profesionales que se celebraba en mi época en Santander, marchaba escapado Pedro Muñoz (Zor-Vereco) y detrás salió Julian Gorospe muy fuerte. Cuando éste iba a coger al fugado (en un terreno sinuoso, como se podía esperar de Cantabria) su director José Miguel Echávarri, le digo que esperase, que lo mantuciese a 50 metros. El técnico veía muy fuerte a Gorospe respecto a su rival y prefirió ir "madurando" al escapado, porque en condiciones normales, una vez juntos, dedujo que ante la fortaleza del vasco el rival se pondría a rueda al ser Julian más rápido en Meta. Durante varios kilómetros hubo una bonita pugna entre el Muñoz y Gorospe, hasta que ya cerca de Meta y en un repecho, Echávarri animó a su corredor a darle caza y a ser posible superarlo. Como finalmente ocurrió. Esto es muy fácil cuando cuentas con fuerzas superiores a tu rival, pero sino las utilizas correctamente, el resultado no sería muchas veces de tu agrado. Debes de visualizar la carrera no solo en el presente, sino ver un poco más allá para que luego no te arrepientas de ese momento de poderío y se te vuelva adverso.

Lieja-Bastogne-Lieja 1989. Posiblemente la más duras de las clásicas de primavera, por su terreno rompepiernas y sus numerosas subidas de 2 o 3 km. de pendientes del 15% al 20%. Ese año estuve apunto de conseguir la victoria.
Las grandes clásicas belgas de primavera (Tour de Flandes, Flecha Valona, Lieja- Bastoña- Lieja) son un buen ejemplo de carreras con repechos. Sus cotas son durísimas y se necesitan desarrollos especiales para superarlas (un piñon de 23 dientes por el 39 de plato). En 1989, en la parte final de la carrera de la Lieja, en todas las subidas, se sucedían los ataques entre los favoritos, una veces era Fignon, otras Kelly, otras Criquelion, así sucesivamente. Comprobaba que no se marchaba nadie por la estrecha vigilancia y la intensidad de las aceleraciones era tal, que sobrevenía un parón por el esfuerzo realizado, siendo neutralizados más tarde. Decidí arriesgar y no responder a esos ataques inmediatamente y dejarles marchar prudencialmente en espera de ese parón de uno de esos ataques. Nada más pasar la cima de unos de esos repechos y según llegaba a su altura, arranqué. Nos marchamos 4 corredores: Kelly, Anderson, Philipot y yo. Me notaba muy fuerte y dejé pasar unos kilómetros a relevos para marcar diferencias sobre los perseguidores y volver a la ofensiva en el último repecho. Conseguí marcharme solo y a partir de entonces a tope en busca de la Meta. Pero por no llevar un desarrollo adecuado en la larga bajada (entonces los piñones eran de 7 coronas, llevaba del 13 al 23) fui neutralizado. Los otros iban a relevos y con un desarrollo más favorable para el descenso (tenían el piñón pequeño con 12 dientes y con un piñon con 8 coronas que la marca de nuestras bicicletas no tenía). Me dio mucha rabia no conseguir este importante triunfo que estaba seguro hubiese conseguido con un desarrollo más adecuado.

Otra anécdota fue el Campeonato de España de Mazarrón (Murcia) en 1989. Con las piernas machacadas después de más de 200 kms., afrontábamos un grupo de unos 50 corredores la última vuelta con dos subidas, la 1 muy dura donde se marcharon Indurain (Banesto) con Cubino, Echave y Montoya los tres del BH. El campeonato parecía decidido, sin ser un lince se preveía lo peor para Miguel en la última subida a pocos km. de la llegada. La única manera que se ocurrió para ayudarle fue el ir juntando al resto del equipo detrás y ponernos a relevos a tope, para disminuir la diferencia respecto a los escapados y que el hueco entre los fugados y nosotros no fuese muy grande para evitar que los corredores del BH, se relajasen en ningún momento en su labor de abrir hueco y sus ataques fuesen más tarde. De esta forma conseguimos que no atacasen inmediatamente y que lo llevasen a rueda durante más tiempo. En el segundo repecho atacaron a Indurain y consiguió irse Echave. Cuando comenzaron a hostigarle se produjeron parones con sus respectivas aceleraciones y gran parte de la ventaja disminuyó notablemente cuando Fede consiguió irse solo. Nuestro grupo, en primer lugar dio caza al resto de los escapados y a a 5kms. de Meta a Echave. Finalmente el vencedor se decidió al sprint, donde Carlos Hernández consiguió el título.

Como decía anteriormente, las etapas de repechos, son las más animadas, porque no suele haber una gran selección de corredores como provocan los grandes puertos de montaña. La carrera queda un más libre y es aprovechado para poder utilizar otros medios, apoyado muchas veces en el equipo. Si el perjudicado de la situación de la carrera eres tú, habitualmente debes tratar compartir la responsabilidad de la carrera con otros equipos o tratar de dejar marchar los corredores que consideres como menos peligrosos. En la parte inicial de la competición, es capital mandar hombres de tu equipo con los escapados (sea o no, con carácter ofensivo), para que llegado el caso de que tu equipo flaquease, poder tener algún corredor de reserva y utilizarlo si fuese necesario.

Foto Sirotti
El Mundial de Portugal del 2001 fue un ejemplo de trabajo en equipo a favor de un líder. Oscar Freire.
Las tácticas apoyadas en los equipos son de gran importancia según lo que se quiera buscar. Por un lado si estas mal clasificado o no tienes muchas posibilidades, tratar de favorecerte del control entre los favoritos, y buscar una escapada "consentida". Por otro lado, si tratas de desgastar las fuerzas de otros equipos (del líder o favorito), el tener compañeros por delante, colaborando en la escapada y que la carrera vaya muy rápida, para obligar al equipo rival a irse desgastando y dejar al líder lo más solo posible. Estas tácticas se planifican antes de la salida, pero su éxito depende de la capacidad de reacción o maniobrabilidad durante la carrera de los corredores o de un equipo bien disciplinado. Basta recordar la 12ªetapa del Tour 1995, de Saint Etienne a Mende, en pleno Macizo Central francés, un terreno quebrado y muy difícil de controlar. La ONCE atacó muy fuerte de salida, consiguiendo marcharse Jalabert, Melchor Mauri y Neil Stephens (del mismo equipo), poniendo en grandes dificultades al Banesto, en defensa del liderato de Miguel Indurain. Ese día el gran número de ataques y el terreno, provocó un gran descontrol en los primeros kilómetros al formarse numerosos. Miguel se vio obligado a dejar una escapada porque se estaba quedando solo del equipo. Tuvo que ralentizar el ritmo de carrera y reorganizar el equipo para neutralizar la fuga, momentos los cuales que los fugados aprovecharon para coger muchos minutos. Cuando reunió a todos sus compañeros fue como una contra reloj por equipos. Al final no paso nada, pero si hubo momentos de muchos nervios porque por el terreno, sube-baja, en que circulaban no se veían rebajar las diferencias entre los escapados y el pelotón.

Principio página



Foto Sirotti
Giro de Lombardía 2001. Los favoritos no quieren perderse de vista: Casagrande, Dekker, Bartoli, Boogerd, Virenque,...
El cómo se rueda en los repechos? Es teniendo claro que esos esfuerzos de más que se hacen en la primera parte de la carrera te pueden quitan potencial si al final ésta si no has conseguido marcharte solo. De nuevo, conocerse a si mismo y cambiar mucho de desarrollos para dosificar las fuerzas es básico, para llegado el momento de ataque puedas dar lo mejor de ti. Cuando me refiero a dosificar las fuerzas, no me refiero a que no se ataque, sino a no llevar unos desarrollos (plato-piñón) inadecuados que te haga gastar más energías de las debidas. Siempre que vayas en una fuga no debes relajarte, colabora al 100% al principio, luego cuando la diferencia sea mayor al 90% si quieres mantenerte escapado y tener opción para la victoria. Más tarde, cuando llegue la parte final será donde debas dar el todo por el todo. Ganar escapado da mayor caché a la victoria. Y no porque vayas con gente muy fuerte (sobretodo en las categorías más jóvenes) no debes infravalorarte, los "buenos" también tienen sus altibajos o al menos siempre sacaras tus propias conclusiones y experiencia, que te será básica para el futuro. Principio página