InicioInicio
TÁCTICAS
 
El ciclismo es apasionante, pero no nos engañemos es un deporte muy duro. Unos pocos consejos nunca vienen mal.


TÁCTICAS. Bicicleta carretera


ETAPAS LLANAS


Las pruebas llanas la mayoría de las ocasiones se presupone una llegada al sprint de todos los corredores, especialmente en profesionales. Hay un gran control por parte de varios equipos (normalmente equipo del líder y un par más con esprinter), resultando muy difícil sorprender de una manera fructífera. No pasan de ser rachas ataques en los inicios de las carreras, con momentos de gran descontrol del pelotón, pero una vez producida una escapada de varios corredores, todos los directores repasan quienes la forman para tomar una decisión de como actuar. Normalmente, siempre hay alguno perjudicado dando instrucciones a sus corredores que se pongan a tirar a relevos (normalmente tres o cuatro ciclistas), para dar caza a los fugados. Pocas veces fructifican, porque normalmente hay mas de un equipo interesado en coger a los escapados y se irían sumando un mayor número de ciclistas, suficientes en condiciones normales, para poder neutralizar la fuga y controlar la carrera para su desenlace al sprint.

Ir "a rueda".-

Vuelta a España 1992, la vigilancia entre los favoritos al triunfo final fue muy estrecha
El ir a ruedaa es muy simple de entender para los que llevamos muchos años en el ciclismo, pero para los más neófitos les sobre vienen las dudas. Les explicaré, que el quitz de la cuestión esta en que en terreno llano, el ir a rueda, detrás de un corredor, se ve beneficiado considerablemente por el aire, el primer choque con el aire lo tiene que afrontar otro y tu te aprovechas de su estela. Siendo muy difícil perder contacto, aúnque físicamente el que te precede sea superior a tí. Algunos estudios hablan de entre un 25% menos de esfuerzo por parte del que va a rueda, variando lógicamente con la velocidad, la intensidad del viento y la habilidad de coger el rebufo del otro corredor. Por ejemplo: un profesional, puede aguantar la rueda del mismo Miguel Indurain en una contra reloj, si el terreno es llano, bien asfaltado y sin viento lateral, lo único que está prohibido en este tipo de especialidad.

En la competición se dan muchos casos de directores que indican a sus corredores ir a rueda de su principal adversario. Pero hay que pensar que en toda competición ir a rueda es importante y beneficioso pero evitar que se llegue al absurdo.

Mi nivel como corredor amateur estaba contrastado y esto hacía que en muchas ocasiones llevase a otros corredores a mi rueda. La mayoría de veces no lo daba mayor importancia, pero recuerdo en particular una vuelta a Sevilla. Siendo líder José María Caroz y al afrontar la última etapa (la más dura, era de media montaña), su director (Maximino Pérez - equipo Dormilon) le debió decir que en todo momento fuese a mi rueda, que si paraba a mear, él también, porque era el único según él que le podía ganar. Yo intenté sorprenderle en la carrera, pero el terreno no era lo suficiente montañoso, como para despegar a "mi sombra". Ante semejante táctica me dedique a "jugar", me paraba, Caroz se paraba, arrancaba, él a mi rueda; volvía a descolgarme, él conmigo; así en varias ocasiones y ante tal tozudez, me descolgué del pelotón seguido de mi "acompañante" y me dedique a ir a su rueda. Conclusión nos desentendimos de la carrera y llegamos con retraso sobre los primeros, perdiendo Caroz la Vuelta, y yo también, pero yo no la tenía ganada como él.


Esto me ha pasado en varias ocasiones, incluso en profesionales. Ante quiero deciros a muchos directores y corredores que no lo den demasiada importancia el ir a rueda de manera insistente del MEJOR, más aún cuando esta actitud es del líder, porque normalmente pierden ocasiones de ganar y de conocer tus verdaderas posibilidades. Es bueno tener controlados a los "buenos", pero pasar a ser su sombra aun hoy no lo entiendo.

Hay muchas ocasiones que quieres que se ralentize el ritmo de carrera, o la situación de carrera no te favorece, o porque buscas un cambio de la situación más favorable, entonces el ir "a rueda" se podría entender, pero durante unos kilómetros y no en toda la carrera.
Principio página
Cortes en línea de llegada.-

Tour de Francia 1988, tenía que meterme en los sprints para evitar cortes en la línea de llegada
Como decía al principio, lo más lógico en la etapas llanas, sin grandes dificultades del terreno, ni meteorológicas, es una llegada masiva con un desenlace al sprint. Aunque nunca me he caracterizado por mi rapidez y tampoco he convivido con equipos de sprinters, si me he tenido que meter muchas veces en el jaleo, no para disputar la etapa, sino sobre todo, para evitar esos cortes que se producen en las llegadas muy sinuosas o peligrosas y tratar de evitar la perdida de unos segundos, (que nunca sabes si los vas a necesitar más tarde). Esta táctica le encantaba utilizar a un exdirector suizo Koechly, con Bernard Hinault en su equipo (Vie Claire y Toshiba). Consistía en lo siguiente:
Estar el mayor número de tu equipo en los dos últimos km. Tratar de colocar a su líder en los puestos cabeceros, más tarde, el resto del equipo, menos uno o dos que acompañaban a Hinault (o líder), se dejaban "caer" escalonadamente de los puesto de cabeza, aprovechando giros o pasos estrechos, pero nunca apartándose de la línea de marcha de la carrera. Si la velocidad es alta y tiene su dificultad la llegada, seguro que se produciran cortes en el pelotón estirado a su paso por la línea de meta. Con que la fotofinish tome un segundo de diferencia entre el último del grupo y el primero del siguiente, ese segundo se verá incrementado porque los tiempos al final será del primer corredor de ese grupo, es decir, un pelotón estirado de unos 30 corredores, pueden suponer 10 segundos en la clasificación de la etapa. Margen a veces suficiente para hacer ganar a un corredor más avispado.


Esta táctica se utiliza cada vez menos, pero en muchas ocasiones se producen de manera fortuita e inesperada en las llegadas, por ello es muy importante estar muy atentos a los cortes, para mantener una posición privilegiada en la clasificación.
Principio página
Sprint.-

Si en tu equipo tienes un sprinter con posibilidades, el planteamiento en la llegada siempre será colocar a tu corredor entre los cinco primeros en los últimos 500 metros. Luego ya será él quien se las entienda. En profesionales, el preparar el sprint es más fácil, porque cada corredor de un equipo sabe cual es su sitio, mientras en sub-23 (aficionados) y juveniles, todos quieren jugar su suerte y no hay un trabajo efectivo para el sprinter. Muchas veces con que un ciclista termine fuerte y posea una punta de velocidad media, puede llegar a sorprender en estas categorías, dando al traste con las pretensiones de los especialistas.

La táctica en una llegada masiva se ha visto muchas veces por TV, donde un equipo ocupa los puestos cabeceros del pelotón en los últimos 10 km. Se van relevando entre ellos y marcando un ritmo muy fuerte, por si algún corredor ataca y consigue irse, no pueda ir mucho tiempo a la velocidad que marca el pelotón, neutralizando las escapadas. Normalmente, si el trabajo no ha sido muy exigente, se reservan dos compañeros y el sprinter, para los dos últimos km. (hay que pensar que otros equipos están haciendo lo propio). Normalmente uno de ellos debe ser el lanzador, con unas características de ser rápido y habilidoso en las llegadas, que será el encargado de controlar y llevar a su líder entre los primeros y lanzarle en los últimos 500 m. El momento de arrancar será ya decisión propia, según sus características, las de tus adversarios y la particularidad de la llegada en los últimos metros. Cuantas veces hemos escuchado a los sprinters que han arrancado muy temprano como de lo contrario. Es una disciplina muy difícil por el riesgo que conlleva el meterse en esa lucha de codazos de todos contra todos y si en algún momento frenas o dudas, compruebas como se te cuelan y adelantan tus adversarios, y pierdes todas tus oportunidades de victoria. También te puede pasar lo que a mí en una vuelta, la Semana Catalana de 1989, con llegada a Andorra:
Llegando a Meta había que ascender el puerto de la Comella (su cima está a unos 6 kms de la llegada). Después de su ascensión y el descenso se formó un pequeño grupo cabecero de 5 corredores y en pleno sprint final, empiezo a saborear el triunfo y poco antes de cruzar la línea de Meta, levanto los brazos a la vez que me abría de las vallas, hecho que aprovechó Pedro Saul Morales (colombiano del Kelme) para colarse entre ellas y yo, quedándome con un "pasmo de narices" y un cabréo contra mí mismo indescriptible.
Así que no te relajes hasta pasar la línea de meta.

Principio página
Ultimo km..-

Si no eres rápido y en cambio cuentas con buenos rodadores, puedes intentar sorprender al pelotón en la parte final, vislumbrando momentos de confusión entre los distintos sprinters. O también jugártela si la llegada es sinuosa, aquí no solo contará tanto tu fortaleza sino lo habilidoso que seas en las curvas, cuanto más complicada sea la llegada, tus posibilidades de éxito crecen.

Principio página
Otros (Metas volantes, pasos estrechos, avituallamientos).-

La verdad que tratar de sorprender al pelotón es siempre fácil, lo difícil es más tarde el poder sacar el provecho deseado, porque en muchas ocasiones no pasan de ser una mera anécdota. Muchos ataques a lo loco no fructifican, pero si hay un planteamiento serio y ganas de pegarte un buen sofocón entregándote al máximo, tus ataques siempre serán más consistentes, ganando respeto y posiblemente sean temidos.

En las etapas llanas es muy raro que uno de los grandes se muevan mucho, saben que un equipo rival le puede controlar y gastar unas fuerzas a lo tonto, pero por esta misma circunstancia, se puede dar el caso de tratar de sorprender a tus rivales, a pesar de ser en terrenos poco favorables, con el fin de poner nervioso al pelotón.

Tenéis que tener en cuenta que la carrera no lo hace dura la carretera, sino el ciclista cuando le da por atacar, sin importar el terreno donde se vaya. Recuperando en la memoria un dicho del ciclismo, "las balas no dan miedo, lo que da pánico es su velocidad".

Tour de Francia 1999. El Paso de Gois en la 2ª etapa supuso para Alex Zulle perder toda la posibilidad de disputar la primera victoria a Lance Armstrong.
Siempre hay puntos donde el gran grupo es mas vulnerable, estos suelen ser: las poblaciones estrechas. El pelotón se alarga y ante un ataque individual o de un pequeño grupo, en su travesía, es muy difícil responder inmediatamente y tienes que reorganizar a tus compañeros para dar caza a los escapados, no suelen triunfar siempre, sobre todo si se mete algún favorito, pero al menos si dan un buen sofocón o incluso dependiendo que corredores la formen (no peligrosos) pueden llegar a lograr la victoria. El mejor ejemplo de carrera totalmente llana y que se aprovechan al máximo las dificultades provocados por los pasos estrechos es la clásica París - Roubaix. Que más daño que el paves, lo hace el pasar de rodar a todo lo ancho de la calzada, al ir en fila de a uno o máximo dos filas. Estos estiramientos y recuperación de la formación del pelotón, y volver a empezar al cabo de unos pocos kilómetros. Así durante los últimos 160 km. Hace falta estar muy fuerte y saber rodar sin grandes problemas en cabeza del pelotón para retrasar al máximo la fatiga. La puntilla es el pavés que si está mojado, aún aumenta más la dureza de la carrera.

Circunstancias parecidas, sobrevienen ante una Meta Volante o Sprints. La proximidad de este premio, la carrera se acelera y el pelotón se estira mucho, justo después del sprint de los corredores interesados, se provoca un parón en cabeza de carrera que muchas veces es aprovechado por otros corredores para lanzar sus ofensivas, no todas triunfan, pero siempre hay una opción.

Camino de Pau, con Hinault después de atacar en una Meta Volante.
Me viene a la memoria, en el Tour 1986, la primera etapa de montaña (¡ya se que estoy hablando de etapas llanas, pero todo lo que he dicho anteriormente no hay que extrapolarlo sólo y exclusivamente porque lo haya incluido en este apartado, para nada, todo lo que estoy contando vale para cualquier etapa sea llana, de media montaña, de alta montaña, con lluvia,..., simplemente debes asimilarlo y ponerlo en práctica cuando te interese o que no te sorprendan otros a ti). Estamos pues en los Pirineos y la prueba estaba en un compás de espera antes de llegar los grandes puertos. Todo el mundo pasaba de disputar demasiado los Sprints parciales, por no malgastar las fuerzas tan necesarias para lo que venía más adelante, dejando solos a los dos o tres implicados en esta clasificación . Justamente, acto seguido de pasar el último sprint, antes de afrontar la primera ascensión, veo a Jean François Bernard y a Bernard Hinault (compañeros en el equipo Toshiba), que arrancan como motos, yo logro cogerles rueda por los "pelos", donde Jeff se pone a tirar de nosotros como un loco. Atrás les pillo tan de sorpresa este ataque que cuando quisieron organizarse, llevábamos casi un minuto.

Hinault, sacrificó a su coequipier, Jeff y nos dejó a pie de puerto (col de Marie Blanche) con un minuto y medio del pelotón, quedando aún 60 kms a Meta (Pau). A partir de entonces nos pusimos los dos a relevos en busca de la llegada, donde logramos llegar con una importante ventaja, me parece recordar de cuatro minutos y medio. Todo empezó a la salida de un sprint parcial y no siempre es tan brillante el resultado, pero si es un sitio donde poder sorprender en caso de no tener otro lugar.


Otro lugar siempre muy delicado han sido los avituallamientos, ahora es más difícil porque se puede coger avituallamiento sólido desde el coche en caso que no lo hayas cogido, pero cuando no estaba permitido era un sitio muy delicado. Hoy lo sigue siendo pero menos por la circunstancia que he comentado. El especialista en atacar en atacar en esta zona ha sido sin lugar a dudas Cyrile Guimar (director de Hinault y de Fignon, muchos años).

Ante la proximidad de la zona de avituallamiento (más o menos 2 o 3 km.), el pelotón sufre unas pequeñas transformaciones, todo el mundo quiere coger la cabeza del pelotón, para ser el primero en coger las bolsas, esto provoca una aceleración de la carrera y justamente cuando se llega a la altura donde están los auxiliares de cada equipo, el ancho de la calzada se ve reducicido porque inconscientemente ocupan parte de la calzada y cierran el paso del grueso del pelotón, produciendose un desorden, corredores cruzándose en el pelotón en busca de su bolsa de avituallamiento otros que quieren pasar más adelante, otros frenando, es un verdadero caos en muchos casos, todos quieren coger su bolsa lo antes posible y no perder su posición. Normalmente cada equipo (sobre todo en profesionales) suelen quedar en una parte en particular de esa zona, que aunque sean muchos equipos, se trata de decidir normalmente si están al principio o al final del avituallamiento. Un auxiliar de Greg Lemond, cuando llegábamos al avituallamiento, silbaba de una manera particular para que sus corredores supiesen donde se encontraba a medida que llegábamos, porque un problema muy normal era que ante tanto bullicio de voces de corredores y auxiliares llamando la atención de sus corredores pasas delante del tuyo y muchas veces no le has visto. Para los auxiliares tambien es un problema entregar las bolsas, porque cuando ven llegar al pelotón y con los colorines de los maillots, muchas veces no saben quién les coge la bolsa, a veces comentan que cierran los ojos y estiran el brazo y no saben si es del equipo o no quien coge la bolsa. Por este mismo motivo muchas veces los corredores que llevan un maillot de líder de alguna clasificación, muchas veces se quedan con las ganas, porque llega el caso que en el momento de coger la bolsa te la aparta porque el color de la camiseta no corresponde con la de tu equipo, quedándote con las ganas de cogerlo.


Ante estas circunstancias uno se puede dar cuenta las posibilidades que tiene esta momento de la carrera, para un ataque habitualmente a cargo de todo un equipo. El como se ejecuta, es relativamente fácil. Si estas con el pensamiento desde la misma salida, tratas de cargar en los bolsillos más comida de lo habitual para que no te falte alimento en la parte final de la etapa. Si en cambio surge en carrera, se manda a un o dos corredores unos 15 o 20 kms antes, a por bolsas de comida y las reparta entre los compañeros (el avituallamiento sólido como comenté anteriormente fuera de la zona indicada, era sancionable con dinero e incluso con tiempo, por este motivo se mandaba ir a por ello a los corredores peor clasificados -la parte económica de la sanción se repartía a partes iguales, como los premios-). Llegado el momento del avituallamiento se ponía todo el equipo a tope, para evitar por un lado que la gente cogiese comida y por otro el buscar cortes del pelotón, donde habría una mayoría de corredores de tu equipo. Con esta estratagema siempre podías eliminar a corredores peligrosos.

Por ejemplo el Tour del 87, camino de Villard de Lans, Fignon y su equipo atacó muy fuerte en pleno avituallamiento, sorprendiendo al entonces líder Jean François Bernard (había realizado una soberbia contra reloj al Mont Ventoux y se perfilaba como el gran favorito a la victoria final), entre otros. Este ataque sorpresa no se lo perdonamos los que nos fuimos por delante, al líder por no estar atento en carrera. Jeff llegó a Meta perdiendo no solo muchos minutos, sino también el Maillot y toda posibilidad de ganar ese año el Tour.


Los pasos estrechos también son sitios muy dados para preparar emboscadas. Estas tácticas son siempre muy útiles para todo tipo de recorridos, con un poco de visión puedes hacer mucho daño a corredores o equipos en un momento de forma mejor que el tuyo, o al menos evitar que te sorprendan.

Principio página



¿Cómo se rueda en el llano?

Una pregunta que se hacen muchos ciclistas principiantes. Siempre debes adaptar el desarrollo con dos parámetros: tus fuerzas y el terreno. La regla básica es mantener una buena cadencia de pedaleo, evitar ir atrancado, es decir no abusar del desarrollo (mucho plato grande con mucho piñón pequeño, es malo). Lleva un pedaleo alegre y cambiando continuamente de piñones, no gastar fuerzas tontamente en la primera parte de carrera con desarrollos inadecuados (tan malo es abusar de grandes desarrollos, como tan malo es llevar desarrollos pequeños que te obligan a llevar muy revolucionadas las piernas), te restan de energías para los momentos cumbres de la carrera.

La experiencia, los años y los kilómetros sobre la bicicleta te va enseñando cual es el mejor ritmo o cadencia de pedaleo. Hoy en día ya hay aparatos (cuenta kilómetros) que tienen incorporado la cadencia de pedaleo, muy útil en los entrenamientos intensivos como cuando sales a rodar. En las carreras a no ser en las contra reloj no son a veces buena referencia, porque esta cadencia varía por otros factores como son: la tensión de la competición, el ir a rueda, entre otros, que te hace ir más revolucionado.

Como digo, la cadencia de pedaleo varía en la competición, en terreno llano esta alrededor de 100 vueltas por minuto, dependiendo claro está del terreno que se circule. Subiendo disminuye, entre 70 u 80 y bajando sin lugar a dudas aumenta. Debemos diferenciar siempre la cadencia entre un entrenamiento de calidad, con la competición a la hora de aplicarlo en el corredor, así como cuando sales a rodar.

Principio página