InicioInicio CONSEJOS  
El ciclismo es apasionante, pero no nos engañemos es un deporte muy duro. Unos pocos consejos nunca vienen mal.
La bicicleta

LA BICICLETA

LA BICICLETA HOY

La evolución de la bicicleta sigue patente hoy en día, siempre encaminada a aligerar su peso, lograr frenos mas eficaces, mayor número de marchas y mas fáciles de accionar, así como nuevos dispositivos de suspensión para hacer una conducción mas confortable al ciclista.

Bicicleta de competición 2001.

La bicicleta consiste básicamente en un cuadro, dos ruedas, la transmisión, los frenos, manillar y sillín. Dependiendo la marca y la modalidad de uso, suelen variar algo en su forma, pero generalmente todas son la misma.

Desde mi punto de vista, hasta 1984, la bicicleta de competición no sufrió grandes cambios a simple vista, primaba más la ligereza y rigidez, en el cuadro y en las ruedas, que otra matiz. Se pasó de las llantas de hierro a madera, para lograr un menor peso en las ruedas, más tarde con la aparición del aluminio, se dejó la madera como fuente de ligereza en la construcción de las ruedas. Hoy en día, las hay construidas utilizando el carbono, o la cerámica,... buscando dar una mayor consistencia a las ruedas. La otra gran incorporación fue el manillar de competición, este ofrece más posiciones sobre la bicicleta y por lo tanto mejor punto de apoyo a la hora de realizar un esfuerzo bien sea en terreno ascendente o descendente.

Bicicleta récord de la hora de Moser 1984.

Decía que, la bicicleta no sufrió grandes cambios hasta 1984, porque fue para mí el año del comienzo de una revolución en la cual la bicicleta se haya aún hoy inmersa. El 19 de enero de 1984, en Cedom, Méjico, un ciclista profesional italiano llamado Francesco Moser bate el récord de la hora en velódromo, que hasta entonces tenía el campeonísimo belga Eddy Merckx. El italiano, gran pistar y excelente contrarrelojista, se apoya en su intento en un conjunto de incorporaciones tecnológicas que hasta entonces ningún ciclista había aplicado. Por una parte la preparación física se orientó en un reloj que le indicaba la frecuencia cardiaca (lo que hoy conocemos como pulsómetro); y por otra, la bicicleta perdía sus ángulos convencionales. El tubo horizontal que iba del sillín al manillar tenía un ángulo descendente, provocado por el menor diámetro de la rueda delantera respecto a la trasera; otra novedad era el manillar, pasó de ser el convencional del ciclismo de competición, a un manillar con los tubos finales cortados y mirando hacia arriba, lo tan conocido hoy como el manillar de "cuernos" y otra incorporación muy importante fueron las ruedas, estas no tenían radios y en su lugar estaban cubiertas por unos discos a ambos lados de la rueda, lo que hoy conocemos como ruedas "lenticulares". Esta bicicleta era bastante más pesada que la de Merckx, pues su peso era de 9'5 Kg., de ellos 2 kilos eran de la rueda delantera y otros 2'5 Kg. de la trasera, y eso a pesar de llevar el eje en titanio, el flanco del buje en magnesio y las llantas de fibra de carbono. La bicicleta del campeón belga estaba hecha de titanio y sus tubulares hinchados con helio, dando en la báscula 5,5 Kg. El secreto del éxito del corredor italiano estuvo en una exclusiva preparación física para el récord, y principalmente en aplicar la aerodinámica en la bicicleta y en el ciclista.

El 19 de enero de 1984, en Cedom, Méjico, Moser bate el récord de la hora.

A partir de este récord, todo ciclista que quería triunfar estaba pendiente del peso de su bicicleta en las etapas de montaña y de una mejor aerodinámica para las pruebas contra reloj. En esta especialidad, el peso no tenía tanta importancia, incluso al ser más pesada, si bien costaba más trabajo lanzar la bicicleta, en cambio, era más cómodo de mantener su velocidad de inercia. En este apartado se sigue trabajando y se han ido incorporando otros accesorios, como es el manillar de triatleta (herencia de esta disciplina deportiva) que consistente en un acople al manillar, consiguiendo una mejor penetración en el aire (se pasa de dos choques contra el aire, a un solo choque al ir las dos manos juntas) y una postura más cómoda al apoyar el antebrazo. Como anécdota de esta incorporación todos los aficionados al ciclismo recordarán el Tour de Francia de 1989 cuando el francés Laurent Fignon, perdió el maillot amarillo el último día en la contra reloj de Versalles a París, frente al norteamericano Greg LeMond. Otra incorporación casi a la par y buscar una mejor penetración en el aire fue el casco aerodinámico.

Greg Lemond, en la contra reloj de Versalles a los Campos Eliseos en París, donde logró la victoria del Tour de Francia 1989.

Otras mejoras siguen siendo las mecánicas, basadas en el aumento del número de las marchas, de un piñón en los inicios de la bicicleta, a dos poco después (un piñón en cada cara de la rueda trasera, según fuese para subir o llanear, el ciclista se tenían que bajar de la bicicleta) a la incorporación del cambio de marchas, que hoy en día llegan a las 10 velocidades. Y de los dos platos que se incorporaron en la década de los '60, se han incorporado en muchas bicicletas un tercer plato, especialmente en las bicicletas de montaña.

Otros mecanismos incorporados o mejorados y redundando en la seguridad del ciclista son: los pedales automáticos (el ciclista se independiza de la bicicleta en la caída y evita estar atado a ella en la caída). Después de tímidas incursiones en el mercado de la bicicleta, no se extendió su uso a partir de 1985, cuando los incorporó el campeón francés Bernard Hinault en su bicicleta de competición. Otra mejora fue el dispositivo del cambio de velocidades, acopladas en el cuadro tradicionalmente, pasa a las manetas del freno (en 1992) dando un mayor control de pilotaje de la bicicleta porque el ciclista evita conducir con una mano cuando quería realizar un cambio de marchas (en el caso de las bicicletas de montaña está en la empuñadura).

Como podéis imaginaros, hay otras innovaciones basadas en dar una mayor ligereza y robustez a la bici (los tubos tienen un mayor diámetro), así como de los distintos sistemas mecánicos y de rodamientos que afortunadamente con la tecnología actual se van aplicando o desechando.


Bicicleta de montaña 2001.

Del arquetipo típico de las bicicletas, han ido surgiendo variaciones. Están son las bicicletas de trialsín, o de bmx entre otras, y su mejor exponente a mediados de los '80 es la bicicleta de montaña. Surgió en California unos diez años antes, de la experiencia de un par de fanáticos de la bicicleta Charlie Kelly y Gary Fisher. Sus comienzos fueron muy duros, pues la mayoría de los fabricantes de bicicletas rechazaron esa bicicleta gorda y pesada en un mundo dominado por esbeltas bicicletas de carreras. Pero tuvo un gran éxito a nivel popular en Estados Unidos, pues era la respuesta a una necesidad de los potenciales usuarios, un buen equilibrio (su punto de inercia está mas bajo y las ruedas son más gruesas) y principalmente a unas marchas bajas, donde hasta un principiante es capaz de subir por cuestas empinadas, ampliándose su campo de acción, permitiéndole internarse campo a través, lejos del tráfico motorizado, estando mejor adaptadas a cualquier usuario. Hoy día, esas primeras bicicletas de montaña de más de 20 kg, han ido perdiendo peso hasta situarse alrededor de los 11 kg. Siendo la industria pionera en la incorporación de muchos elementos en la bicicleta al gozar de una libertad en su fabricación que la bicicleta de carretera no tiene, mejoras que va incorporando de su “hermano” más joven.