BIOGRAFÍA - 1990
Sigueme enSigueme enSigueme en
90

1990

 

Ampliar

Volta a Cataluña 1990 junto a Lejarreta (1) donde finaliza 3.

Comienza el año con un nuevo nombre sobre el maillot, el Banesto, aunque no sufre cambios pues la estructura es la misma de otros años, el Reynolds. Echávarri sigue estructurando el equipo con sus líderes Gorospe e Indurain para las vueltas de una semana, junto con la Vuelta y reservar a Perico para el Tour. Gorospe gana la Vuelta al País Vasco e Indurain hace lo propio, por segunda vez consecutiva, en la París Niza.

Una escapada bidón camino de Ubrique en la 6 etapa proporciona 4 minutos y 8 segundos a Julián Gorospe (se pone de líder) y a Marco Giovannetti (se coloca 2 en la General) entre otros. Perico y su equipo confían ciegamente en su compañero. 4 días más tarde en la ascensión y final de etapa de San Isidro, Gorospe cede nada más empezar el puerto, sus compañeros esperan una recuperación y se mantienen a la expectativa incluso, cuando a falta de 4 kms. de Meta. El italiano también pasa apuros.

Ampliar

Estamos en la Vuelta a España de 1990, con la ventaja en la etapa de Ubrique, Giovannetti, consigue aguantar los duros ataques de Delgado.

Gorospe desmoralizado e Indurain enfermo, tiene que ser Delgado quien luche por la General. Al día siguiente en Naranco araña unos segundos sobre el italiano, en Valdezcaray lo disminuye 40" más, en la contra reloj de Zaragoza 32". Perico ya es tercero. En la etapa de la sierra madrileña, penúltima, que tan buenos recuerdos traía al segoviano, está a punto de lograrlo pero Giovannetti aguanta y Delgado termina 2 en la General. "Julián falló e Indurain con gripe, tuve que coger la responsabilidad dentro del equipo, tal vez fue demasiado tarde, porque Giovannetti, supo administrar la ventaja que tenía sobre mí en lo que restaba de Vuelta y los únicos días que pasó verdaderas dificultades coincidieron cuando Gorospe iba de Líder".

Nunca un Tour había comenzado de semejante manera, en el sector matinal de 140 kms., una fuga de 4 corredores (Pensec, Chiappucci, Bauer y Maasen) llegan a Meta con más de 10 minutos. Atrás, nadie quiere coger la responsabilidad tan pronto y tratar de disminuir las distancias. Por la tarde, la contra reloj por equipos, Banesto supera en casi un minuto a Lemond y Fignon.

Como siempre la primera contra reloj individual de 61'5 kms., comienza a aclarar la General, el segoviano es 4 y recupera 6" sobre el norteamericano (su referencia en estas etapas, pues Fignon había abandonado).

Ampliar

Subiendo Alpe d'Huez, Pedro rompe la carrera, pero no encuentra las fuerzas suficientes para dejar a Lemond. Tour 1990.

Ampliar

Pedro enfermo no encuentra su golpe de pedal en las ascensiones de ese final de Tour de 1990.

La primera etapa de montaña (la ascensión al Mont Blanc), Delgado soltó su primer hachazo y sigue recortando distancia sobre los primeros de la general, lo que le hace concebir esperanzas para la etapa siguiente, Alpe d'Huez. Banesto fue a por todo, mandan a Indurain por delante, realizando a la perfección de puente para un Delgado que demarra fortísimo. Solo le aguantan Bugno y Lemond. "Intenté dejarles de rueda en la última ascensión, me puse a tope, pero las fuerzas ese día no me respondieron. Aposté fuerte y perdí 40", que me supieron muy mal".

Perico no pierde la esperanza y en la cronoescalada de Villard de Lans y a pesar de una avería a 2 kilómetros de Meta, que le obliga a cambiar de bicicleta, termina 2, detrás de Breukink. Toma el liderato Chiappucci y Lemond está a 7' y Delgado es 5 a 9' 02", "en mi fuero interno confiaba en los Pirineos que siempre me habían traído más suerte".

"Camino de Millau (14 etapa), empece a sentir unos retortijones de vientre muy fuertes y unas ganas locas de parar. Ataqué en los últimos kilómetros más para llegar antes a Meta que para dejar de rueda a mis rivales (Lemond siempre iba a mi rueda cuando la carretera se ponía en terreno ascendente). A partir de entonces el Tour fue un calvario para mí, con una gastroenteritis que no lograba curar, cada día estaba mas deshidratado y débil. Llegue a ser tercero en la general. No tenía fuerzas para luchar por el maillot amarillo y no veía llegar la última jornada". Termina la carrera 4 y totalmente agotado.

"No he tenido suerte, en cambio Lemond le sale todo de cara, el Tour lo habría ganado Chiappucci si no llega a ser por la etapa de Saint Etienne (13)".