BIOGRAFÍA - 1986
Sigueme enSigueme enSigueme en
86

1986

 

Nuevo año, nuevo equipo, esta vez recala en Holanda, un equipo recién formado, llamado PDM, que quería triunfar en el Tour de la mano de Delgado.

Pedro busca mejorar siempre su rendimiento, hasta entonces sus puntos débiles en carrera son las contra reloj por equipos (recordar que el año anterior, su equipo había sido el último) y otro quebradero de cabeza eran los abanicos, donde siempre equipos de rodadores, principalmente belgas y holandeses se desenvuelven perfectamente.

Comienza el año con unos resultados bastante satisfactorios en carreras de menor entidad, a pesar de no lograr un triunfo, ocupa las primeras plazas en el pelotón cuando la carretera tropieza con la montaña. Pero él espera las Grandes para lucirse...

Ampliar

Vuelta a España de 1986, junto a Alvaro Pino, vencedor final.

La Vuelta a España va transcurriendo con normalidad. Pedro ascendiende poco a poco posiciones y tras las etapas de montaña de los Lagos, Naranco, San Isidro y la contra reloj de Valladolid, va tercero en la General, tras Pino y Millar.

A Alvaro Pino le preocupa la amenazante del segoviano, "Perico todavía no ha atacado a fondo. Parece que no está y ocupa la tercera plaza. Conserva muchas fuerzas y mantiene una frialdad en carrera que me preocupa más que otro rival. Pedro corre con cabeza. Espera su oportunidad para atacar y hacerse con el liderato".

Una gripe en la etapa decisiva de Sierra Nevada le hace encontrase mal y pierde 10 minutos sobre el vencedor de la etapa y 8 sobre Alvaro Pino, vencedor final de la Vuelta de ese año. Delgado ocupó el 10 lugar. Ya piensa en el Tour.

El comienzo de la carrera gala no ha sido muy bueno, su equipo realiza una mala contra reloj por equipos. Él por su parte, tampoco logra un gran resultado en la cronometrada individual, totalmente llana, y en la que no encuentra el ritmo preciso. Pierde 7 minutos sobre Hinault, referencia de la carrera.

Ampliar

Col de Marie Blanque. Tour de 1986 junto Bernard Hinault. Pedro gana posteriormente la etapa en Pau.

Llegan lo pirineos y tras 217 kms. de etapa, con final en Pau y muy atento a Hinault, consigue la victoria. Mejora 62 puestos, y se sitúa en la 4 posición provisional. El domingo 20 de julio, ya metido en los Alpes, logra otra destacada actuación, siendo 5 en Serre Chevalier. "Más que nunca me veo en el podio de París" anunciaba. No obstante, el destino le tenía guardado un trágico desenlace, su madre muere repentinamente a causa de un derrame cerebral. Al día siguiente toma la salida con el ánimo de poder rendir un homenaje a su madre en una terrible etapa, con el Galibier, la Croix de Fer y Alpe d'Huez. Pero en la Croix de Fer (la Cruz de Hierro) la tristeza podía más que sus deseos y sus piernas. Quiere y no puede. Con lágrimas en los ojos, pone pie a tierra y abandona el Tour. La victoria final fue para Greg Lemond, seguido de Hinault.

"Al día siguiente de morir mi madre salí, sufrí, disputé, pero abandoné. Me vi incapaz. Me veía derrotado. Coincidió con la etapa reina del Tour y mi cabeza no estaba en carrera. Tenía que sufrir y me notaba como ido..., al final me vine abajo. En el ciclismo hace falta mucha concentración para soportar el sufrimiento físico en pleno esfuerzo. Es con diferencia el recuerdo más triste de mi carrera deportiva".

Parecía que había una fatalidad en su relación con el Tour cuando Pedro Delgado estaba más brillante, había como una halo o presencia negra que quería hacerle daño.