BIOGRAFÍA - 1983
Sigueme enSigueme enSigueme en
83

1983 su debut en el Tour de Francia

 

Ampliar

Vuelta a España, 1983, junto Bernard Hinault en el paseo de la Castellana.

Tiene unos buenos comienzos en su segunda temporada como profesional siendo líder en la vuelta al País Vasco, aunque luego perdió el maillot amarillo en la cronoescalada del último día. Está a un buen nivel en la Vuelta a España, hasta la etapa de Castellar de Nuch (aquella memorable victoria de Alberto Fernández), en la que una caída le hizo perder un tiempo precioso. Al día siguiente, los recuperó en una brillante etapa de montaña con final en Viella. En la etapa posterior, el frío y la fiebre le anulan toda posibilidad, cara a la clasificación general.

Vence una etapa y la clasificación de la montaña de los Valles Mineros. Además gana la Vuelta a Aragón con un triunfo de etapa. Con la moral por las nubes afronta con su equipo el Tour de Francia, carrera temida y maldita para aquellos años por equipos y corredores españoles. No querían ir al Tour para no ser el hazmerreír de nadie. "Un buen resultado, era terminar la carrera o quedar en alguna etapa entre los diez primeros. Todo el ciclismo español nos decía que estabamos locos , que A donde íbamos?, qué se nos había perdido en Francia? qué era una locura ir allí!, como si estuviésemos locos por ir a participar, afirmaban que no teníamos nada que ganar y si mucho que perder".

Ascensión al Alpe d'Huez, Tour de Francia, con los principales protagonistas de ese año, 1983.

Ampliar

Ascensión al Glandon. Tour de Francia, 1983.

En este entorno afrontaron el Tour del '83. Durante los primeros compases de la carrera deben afrontar los últimos 150 kms. de la prestigiosa clásica, París- Roubaix, un día negro para Pedro pues pierde mas de 9 minutos sobre los primeros. Espera con impaciencia la llegada de la montaña, el ritmo de los rodadores se deja notar en sus piernas y en la décima etapa, metidos en los Pirineos logra la segunda plaza, a tan sólo 6 segundos de Robert Millar, se coloca octavo en la General. A partir de entonces, Pedro comienza una escalada en los puestos de la general mientras recorren el Macizo Central francés, hasta llegar a ser segundo. Un alimento en malas condiciones le provoca una mala pasada a su estómago y ve como, de salir con mentalidad de ganador en la etapa, llega a más de 25 minutos del vencedor, la ilusión se esfumó. Termina el Tour el 15 a 25-44 de Laurent Fignon. "No llegué a darme cuenta de que podía ganar el Tour. Estaba como en un sueño, como en la nubes. Sabía que iba segundo, pero aquello no me parecía real. En la etapa de Morzine, cuando perdí todo, tenía perfectamente asimilado ese segundo puesto, incluso pensé en ganar la etapa o vestirme de amarillo, pero ese día fue un día maldito para mí".

Termina la temporada con un 5 puesto en la Volta a Cataluña y 2 en el Naranco.

Pedro Delgado se descubre como hombre Tour, corredor que debe soportar bien el calor del mes de julio, la dureza de los Alpes y de los Pirineos, con ascensiones de 15, 20 o más kilómetros, donde las cualidades del segoviano destacaban sobre las de los demás.