Página InicioPágina Inicio ACTUALIDAD - Reflexiones  
Cicloturismo: La Pedro Delgado Noticias Seguridad Vial


ORGULLO HERIDO

Esta última semana empiezo a ver un poco de luz al final de ese túnel en que está sumido el ciclismo en estos últimos años. No son grandes noticias, pero sí da la sensación de avanzar un poco todos a dar cierta tranquilidad y credibilidad a la alta competición del ciclismo.

Estas noticias son más que los propios triunfos o la lucha que se ha vivido en las carreras, voy un poco más allá. Son que Liquigas se ha salido de la asociación de ciclistas profesionales, para poder fichar a Ivan Basso una vez cumplida su sanción (su reglamento interno no permitía fichar a un ciclista envuelto en casos de dopaje y/o si este había sido positivo y una vez cumplida su sanción de dos años, no podían ficharle pasado otros dos más). Ya tuvieron que prescindir de Di Luca, que posterior fue absuelto de cualquier implicación, en el invierno pasado y no quieren perder la oportunidad de fichar a la estrella italiana para la temporada que viene. La prensa italiana ha cuidado mucho a su corredor en estos dos larguísimos años de sanción y su vuelta a la competición se espera con mucha expectación.

La otra noticia también relacionada con el país transalpino y es la invitación del equipo Astana, que previamente había sido vetado para correr el Giro. Lógicamente la presencia de Contador habrá sido un requisito imprescindible, pero en las actuales circunstancias, esta invitación viene como anillo al dedo para que el español corra la carrera rosa y se entregue a tope por su victoria.

Pero… como no todo el mundo del ciclismo se alegra de estas buenas noticias, la UCI sigue dando la nota negativa hablando y publicitando su pasaporte biológico. Anunciando por todo lo alto que después de cientos de muestras, hay 23 casos de valores anormales. A su vez reconoce que esto no es sancionable y habla que, seguirá de cerca estos casos. ¿Entonces para que lo saca a la luz a todo bombo y platillo? La UCI ahora es un animal con su orgullo herido por la perdida de poder que se atribuía en los últimos años y la puesta en marcha y posterior fracaso de la competición UCI-Protour. Se tardan muchos años para crear un perfil biológico de cada persona, si realmente este es el objetivo, pero tengo la sensación que se apoyan en la sensibilidad tan grande hacia temas de dopaje en el ciclismo, para salir a la palestra a destiempo y mal. Y ahora se tarda mucho en que el ciclismo se vaya ganando su credibilidad y muy poco en perderla de nuevo.

5 may 2008
Principio página

EL CICLISMO NO NECESITA SALVADORES

Hace unas semanas que la temporada ha empezado y siempre espero, como multitud de aficionados y practicantes a este deporte, que se hable más de bicis que de otros temas controvertidos. Sin embargo, sigue pasando el tiempo y esos deseos de muchos de vivir una ciclo más tranquilizo, se ve alterada cuando los regentes de este deporte o los que más peso tienen, no parece que quieran pasar página. Me refiero especialmente a dos frentes (nunca mejor dicho, porque esto parece una guerra), que gracias al vivir del ciclismo, deberían ser los primeros en tranquilizar los ánimos. Me refiero a la Unión Ciclista Internacional (UCI) y a los organizadores de las grandes vueltas (Tour, Giro y Vuelta), fundamentalmente la ronda francesa. Los demás, equipos, ciclistas u otras organizaciones de cierto calado, han demostrado que son meros comparsas en los devaneos de los primeros.

Los regentes de este deporte declaran en voz muy alta, ser los salvadores del ciclismo, pero van pasando los años y teniendo estos ‘salvadores’, el ciclismo no necesita enemigos. La imagen está muy devaluada, los patrocinadores brillan por su ausencia y el dinero, se va a otros deportes mejor estructurados y con ganas de seguir creciendo.

No vale hablar del dopaje como excusa de las horas bajas que vive el ciclismo. No, este problema también lo tienen otros deportes, pero saben afrontarlo como conjunto y de puertas para adentro, y seguir hacia delante. En ciclismo, el dopaje es el arma arrojadiza entre esas luchas de intereses entre la UCI y los grandes organizadores, especialmente el Tour. Es una lucha por el poder, de quien está encima y quien se debe postrar, sin un aparente mejor motivo.

La desunión de los ciclistas y de los equipos profesionales tan manifiesta, ha conllevado a una normativa interna de auténtica locura, típica de otras épocas para olvidar en la historia, como la Inquisición. Donde se salta a la ligera los derechos fundamentales de las personas, en este caso de los ciclistas. Se les considera delincuentes, culpables, sin consideración de darles una segunda oportunidad, como al peor de los criminales. Con el gravamen de que en distintos países se aceptan reglas diferentes, agudizando más una situación de ya caótica. O incluso, como hemos visto hace poco, con sólo estar bajo sospecha o ser amigo de alguien no querido, puede ser suficiente para echar a un ciclista de la carrera, no dejarle participar o de sancionarle. Ejemplos tristemente hay muchos. Recuerdan el caso de Rasmussen en el pasado Tour, donde su equipo le sacó de la carrera yendo líder bajo la presión del Tour, a causa de haber mentido en su paradero en dos controles antidopaje por sorpresa, sin haberse demostrado nada de haberse dopado, sólo por mentir. Es más, según la normativa vigente en esos momentos, hasta el tercer caso de no estar localizado, no se le debía haber abierto expediente o declarado positivo. Un castigo demasiado grande por no saltarse ninguna regla escrita. Todo esto es muy grave por parte de quien vela por la honorabilidad de la carrera. También está el caso de la Operación Puerto, donde sin juicio alguno, se ha vetado correr a muchos ciclistas inocentes, por tan sólo estar su nombre en una lista. O más reciente, el de Danilo di Luca, sancionado tres meses por ser amigo de un médico involucrado en una trama de dopaje en Italia. ¿Qué sería de George Bush? Todo el mundo sabe perfectamente que mantenía una buena relación con Bin Laden…

La solución a esta situación no sé cuando llegará, porque el tiempo pasa y lo peor es ver, como los dirigentes del ciclismo viven en una continua inmolación.

La UCI con ese proyecto inviable de la UCIPro Tour, parece dispuesto a llegarlo hasta su último halo de vida, proyecto que sólo genera problemas al ciclismo, aunque eso sí, dinero para las arcas de dicho estamento. Sin las grandes competiciones dentro de ese circuito, no tiene razón de ser y provoca mayores inquietudes a los equipos, pues son casi obligados a tomar partido por uno de los bandos, bajo amenazas de sanciones o represalias, cuando ellos solo quieren competir y tener unas reglas de juego claras para todos. Los ‘Otros’ los grandes organizadores, incapaces de fijarse un ‘kilómetro cero’ para equipos y ciclistas, creando más reglas absurdas y diferentes unos de otros, vetando a equipos o corredores ‘porque sí’. Como el Tour, que le gusta presumir de ser la mejor carrera del mundo y se atreve de prescindir del último ganador, Alberto Contador o del que hizo tercero, el norteamericano Leipheimer o el alemán Kloden (podio en varias ocasiones en la ronda francesa) Desde luego, han perdido el norte. Se imaginan el Roland Garros prescindiendo de Nadal, Federer o Roddick… Pues así está el ciclismo.

Con este panorama de guerra de guerrillas que vive continuamente el ciclismo, difícil será encontrar paz. Pensaba hace tiempo que, cuando fuese un problema económico para todos (no me refiero para equipos y corredores que ya tienen auténticos problemas de esta índole desde hace un par de años), sería el momento de un cambio de actitud. Sobre todo, porque en el mundo del deporte de hoy en día, se mueve mucho dinero y hay grandes empresas en su gestión. Pero el ciclismo ha quedado totalmente descolgado no sólo de otros deportes, sino también de cómo se vivía en él hace tan solo 10 o 5 años atrás. Me preocupa esos odios viscerales que se están creando entre los máximos regentes del ciclismo y lamento que, esas estructuras empresariales que hay detrás, no llamen al orden a algunos, pues les está suponiendo por un lado, sino pérdidas, sí, dejar de ingresar unos jugosos beneficios como antaño. Me refiero lógicamente a ASO (con el Tour), el grupo de La Gazzetta Dello Sport (del Giro) y a Antena3 (Vuelta) que han dejado este negocio en manos de gente que lo está depreciando día a día. Un producto que ha sido rentable siempre y, que a pesar de los escándalos, recupera el interés cuando se trata de grandes batallas o épicas en carreras, gracias a la idiosincrasia de este deporte. Porque ciclistas ya están demasiado exprimidos y la excusa del dopaje, como culpable de la situación actual ya no se lo cree nadie.

6 mar 2008

Principio página